Slide 1

Read More

Slide 2

Read More

Inicio

Implementa el método de las 5’s para garantizar el éxito de tu empresa

 

 

 Este método infalible se originó en Japón en la década de los 60’, en la reconocida empresa manufacturera de vehículos Toyota. Se trata de la aplicación conjunta de cinco técnicas: clasificación, orden, limpieza, estandarización y mantenimiento de la disciplina que, aplicadas en conjunto, han garantizado el éxito de centenares de empresas de bienes y servicios a nivel mundial.

El nombre de cada una de las etapas, inicia con la letra “S” en el idioma japonés, he allí el origen de la denominación. El método de las 5’S implica no sólo mejoras considerables en el ámbito productivo, sino también beneficios significativos en el clima organizacional, todo en aras de la optimización de los procesos.

Tips para garantizar el éxito de tu empresa

  • Un propósito bien definido
  • Buena gestión de las finanzas
  • Estrategia de contabilidad de los productos de la empresa con códigos de barras para ser más eficaces en los resultados
  • Enfoque
  • Confianza

A continuación, les presentamos cada una de las fases del método de las 5’S, en estricto orden de implementación:

1.- Seiri: Clasificación, eliminar o separar innecesarios.

En esta fase se descarta todos aquellos elementos que no son estrictamente necesarios en nuestro puesto de trabajo. Es factible determinar la necesidad de los elementos dependiendo de la frecuencia de uso, y debemos conservar a nuestro alcance únicamente lo que utilizamos a diario. El resto de los implementos deben ser eliminados o reubicados.

2.- Seiton: Ordenar, situar necesarios.

La segunda “S” implica dos sub-procesos: la ubicación de cada elemento en un lugar determinado y, posteriormente, la identificación de ese lugar mediante etiquetas con el nombre del material. La premisa en esta etapa es: “Un lugar para cada cosa, y cada cosa en su lugar”.

3.- Seiso: Limpiar, suprimir suciedad.

En este paso, se eliminan los focos de contaminación y se reparan las fallas o averías de infraestructura (fugas de aire, roturas, derrames, etc), si es el caso. Luego, el responsable de cada puesto debe monitorear constantemente el mantenimiento de estas acciones, garantizando la limpieza y pulcritud del lugar en todo momento.

 

 

 

4.- Seiketso: Estandarizar, señalizar anomalías.

El cumplimiento de la cuarta “S” implica la implementación de herramientas de control visual en el área de trabajo, para señalar situaciones irregulares o anómalas. Esta fase en particular, es altamente aplicable en las empresas de manufactura: Por ejemplo, en un medidor de presión se pueden colocar señalizaciones que indiquen el rango de operación ideal en color verde y el rango de operación irregular en color rojo; de este modo, cuando un operador detecte que la aguja se encuentra en la sección de color rojo, identificará la ocurrencia de un evento y notificará la falla.

5.- Sitsuke: Disciplina, seguir mejorando.

Este último paso es el más importante de todos, ya que requiere de la práctica constante de todas las fases anteriores para aseguramos del mantenimiento y la mejora continua de nuestros procesos a través del tiempo. La clave del éxito de este método es la perseverancia, por lo que se recomienda realizar auditorías periódicas para analizar posibles desviaciones y acometer acciones correctivas.